Adecuación a cumplimiento de normas sanitarias para la exportación

Muchos de nuestros clientes en el sector alimentario exportan parte de su producción.

Exportar un producto alimentario implica el cumplimiento previo de las normas sanitarias del país receptor. Este factor puede tener una fuerte repercusión en los medios disponibles y las infraestructuras de una industria.

Si bien en la Comunidad Económica Europea existen cada vez más decretos de armonización con el fin de facilitar el intercambio de productos entre países miembros, no es tan sencillo cuando se pretende exportar un alimento fuera de este ámbito. Este problema se agrava especialmente si dicho producto no es elaborado.

Carnes, pescados, frutas y legumbres requieren de unas condiciones en la planta de producción española y el transporte que aseguren que no habrá problemas de rechazo por parte de las autoridades sanitarias del país de destino.

Podemos ayudarle para definir las modificaciones e inversiones que deberá realizar. De esta forma podrá tomar la decisión de acometerlas o no, en función de sus previsiones de ventas fuera de sus mercados habituales.